Próximo destino: Nueva Zelanda

Como comente rápidamente en el vídeo que incluía el artículo de la última placa que voy a fabricar, llevaba mucho tiempo en un periodo en el que mi vida no avanzaba, si es cierto que como programador había mejorado muy significativamente pero al margen de eso en el resto estaba estancado, tras dejar mis circuitos ahora ya hace un año y medio, no había absolutamente nada ni nadie en mi vida que me ilusionara lo más mínimo, simplemente me dejaba llevar día tras día, semana tras semana, mes tras mes, y casi año tras año.

Por eso en agosto del año pasado decidí que debía hacer algo, que ya no había sentido alguno en ahorrar para comprar algo donde vivir, no al menos en el estado anímico en el que me encontraba. ¡De qué demonios me servia seguir así, si cuando por fin me independizase lo haría loco de la cabeza!

Así que pensé qué podía hacer para enderezar mi vida, porque si, había que enderezarla muy significativamente, y ahora no se trataba de mejorar académica o laboralmente, eso ya estaba superado. Siempre he tenido problemas para socializar, pienso que debido a mis años escolares de primaria y secundaria en los que me apartaron de mis compañeros en algunas asignaturas para dar clases específicas de esas mismas materias con un profesor de apoyo y tres o cuatro alumnos más solamente, eso me hizo creer toda mi infancia que era idiota o sufría algún tipo de retraso, y el ser gordo de crió tampoco ayudo lo más mínimo. Pienso que todo eso me hizo ser una personal altamente introvertida, hasta tal punto que solo participo en conversaciones en las que controlo por completo el tema del que se habla, permaneciendo callado el resto del tiempo o preparándome frase a frase cualquier otra conversación previa y sus posibles desembocaduras, es muy agotador.

Era y es el momento de crecer como persona, y decidí hacer algo impensable en aquel momento, dejarlo todo e irme a vivir lo más lejos posible, literalmente, fue entonces cuando decidí irme a vivir a Nueva Zelanda y matar de paso unos cuantos pájaros de un tiro.

Con ello conseguiría, o espero conseguir más bien, aprender inglés, lo cual es una losa que arrastro desde toda mi vida y que siendo programador y maker es vergonzoso no dominar, aprender a socializar, aprender a vivir solo, a cocinar, a vivir sin la ayuda de nadie, etc.

Fue a partir de eso momento cuando mi vida comenzó a mejorar, aún faltaba todo un año para desaparecer (tuve la estúpida idea de no dejar el trabajo hasta cumplir 6 años ya que mi “TOC” no me permitía irme antes pues tendría que decir «he trabajado ahí 5,5 años») pero sin embargo parecía que tener una ilusión ya era suficiente para ver la vida de otro modo, se debió por supuesto a los preparativos previos que fui realizando, como:

Ponerme a estudiar inglés por mi cuenta: Mal por hacerlo solo por mi cuenta, y por no dedicar las suficientes horas. La hostia que me voy a dar en NZ los primeros meses va a ser épica, pero no pasa nada, la aguantare.

Hablar con gente nueva: Con la excusa de las ingles comencé a utilizar la app HelloTalk y desde ahí conocí a varias personas, a destacar una maravillosa libanesa con la que me pase horas escribiendo, hablando y que incluso llegue a conocer en persona cuando se mudó a Barcelona tras cumplir su sueño de vivir en España.

Comenzar a cuidarme: Llevaba, y llevo, años con dolores diarios de ciática, algunas veces se van, otras veces vuelven (hablo de meses intermitentes), por eso decidí comenzar a andar por la ciudad, aprovechando que tenía que ir y venir cuatro veces diarias del trabajo comencé a alargar el camino, pasando de 2 km diarios en línea recta a los 8 km dando vueltas. Luego llego el frió y continúe en el gimnasio con cardio y pesas dos horas diarias cinco días a la semana durante seis meses, y por último llegaron unos meses de un estrés insoportable en el trabajo. Todo ello me hizo bajar 11+9+5 km de peso.

Comenzar a socializar costase lo que costase: Otra cosa no, pero compañeros en el trabajo tengo un montón (comencé a trabajar en la empresa hace 6 años y fui el sexto trabajador, a día de hoy somos 45 repartidos en dos oficinas, una en Huesca y otra en Zaragoza), y muchos de ellos son cojonudos, de echo uno de ellos fue mi mejor amigo de la infancia del cual perdí contacto. Así que procure apuntarme al máximo de actividades que propusiesen, cosas normales, pero que por mi personalidad normalmente no haría gente que no considerase “mejor amigo”, de esos con los que puedes contar para absolutamente todo y que raramente tienes más que dedos en una mano y que en ese momento no tenía ninguno.

Ser más participativo en la empresa: Generalmente hacia proyectos de SAP/Movilizer, que duraban meses e incluso un año entero, solo o con ayuda de uno o dos compañeros, éramos poca gente y yo era a quien habían formado para ello (formaron a dos más, pero se fueron). Pero con el aumento de la plantilla aumentaron exponencialmente las dudas, al principio me enfrascaba en mi trabajo, lo cual era muy eficiente/productivo, y si alguien me preguntaba les resolvía las dudas, pero eso me gusto y pase a un estado de orejas abiertas, a lo dumbo, a lo cual a cualquier pregunta que controlase respondía al instante, siempre me ha gustado enseñar las cosas que sé, si no no tendría un blog, y eso me pareció reconfortante pues me hacía sentirme más realizado aún si cabe, aunque también me trajo más trabajo del que deseaba…

Redescubrir viejas aficiones: Hablar tan poco estaba haciendo que incluso perdiera vocabulario de mi propio idioma, por eso hace unos años me compre un Kindle, pensé que solo con eso ya leería, y al principio fue así, sin embargo, mi mala elección en los libros termino haciendo que dejara el Kindle en el cajón. Por suerte, entre esos maravillosos compañeros que tengo en el trabajo, hay una buena amiga “friki” de los libros, la cual me está recomendando cosas que verdaderamente da gusto leer y que me entretienen.

Y así, poco a poco, con pequeños cambios, he salido “solo” del “pozo”, aunque la mejor parte está por venir y será de la que mi blog hablara en próximas entradas, porque si este blog nació por mi viaje a Japón, y continuo con mis aficiones “raras”, mis estudios de programación, o pasión por la fabricación de circuitos, ahora continuara sobre otro tipo de cosas, espero que interesantes, de mi vida, porque al fin y al cabo, este es mi blog, el blog de giltesa, y aunque rara vez he vertido mi opinión o sentimientos directamente en él, tal vez cambie en el futuro.

Si has llegado hasta aquí, ¡gracias por leerme! 🙂

4 comentarios en “Próximo destino: Nueva Zelanda”

    1. Muchas gracias TiNePaS,

      De cosas técnicas creo que no hablare mucho durante el tiempo que este ahí, pero espero que lo que escriba sea interesante, aunque solo sea un poquito 🙂

      Saludos!

  1. Enhorabuena por el artículo, me ha impresionado. Eres una persona muy valiente y un referente para muchos. Te deseo lo mejor y espero que sigas escribiendo ya sea de electrónica o de lo que quieras y si algún día decides volver y necesitas algo, no dudes que hay gente detrás que aunque no nos veas, te apreciamos por ser como eres y por tu trabajo.

    Mucho ánimo y adelante con esta nueva aventura.

Escriba aquí su comentario